fbpx
Seleccionar página
Beneficios del endomarketing y cómo aplicarlo en tu empresa

Beneficios del endomarketing y cómo aplicarlo en tu empresa

El endomarketing es una forma de hacer marketing que realmente no supone un desembolso muy importante. Si esto te llama la atención, en este vídeo de aquí te lo explico más a fondo. Porque… me imagino que cuando oyes la palabra marketing se te activa la antena y te pones más receptivo, ¿verdad?

A ver, no me voy a andar con rodeos ni misterios. ¿Cuáles son los beneficios de una campaña de marketing al uso? Pues que consigues más visibilidad, más posicionamiento, que incentivas el contacto con el cliente potencial. ¿Sigo? Pues cuando hablamos de endomarketing consigues los mismos beneficios, pero sin gastarte un pastizal.

El endomarketing se trabaja a nivel interno. No se trata de publicar anuncios en redes sociales, en medios de comunicación ni de hacer buzoneo. Se trata de promover el buen nombre de la empresa entre las personas que la componen. Y que sean ellas quienes hagan la publicidad por ti.

Dime, cuando ves una película o serie que te gusta mucho ¿no la recomiendas? Y ¿por qué lo haces? ¿Acaso te llevas una comisión por cada persona que la mira recomendada por ti? Pues no estaría mal, pero no es así. Es algo que hacemos altruistamente. Nace de nosotros. Y lo hacemos porque hemos disfrutado consumiendo ese producto y nos gustaría que las personas a las que apreciamos pasen por una experiencia tan buena como la nuestra. ¿Te suena la situación? Pues gracias a esas recomendaciones existen empresas que ganan dinero. Así que ¿por qué no podría ser la tuya una de ellas?

Crear embajadores

Un embajador es una persona que representa a una entidad, ¿no? Pues uno de tus objetivos debería ser crear embajadores de tu empresa. Y, sin lugar a dudas, los mejores, los más creíbles y los más efectivos son los que están en contacto directo con ella, ya sea porque trabajan en ella o porque colaboran con ella.

Cuando buscas la recomendación de un cliente, ¿qué haces? Pues básicamente buscas que éste viva la mejor experiencia de consumo que le puedas proporcionar, ¿no? Pues cuando quieras crear embajadores también debes buscar la mejor experiencia de trabajo que puedas proporcionar.

No te creas que es algo realmente complicado, pero sí que debes hacer un pequeño esfuerzo al que seguro que no estás habituado: tienes que valorar al empleado o colaborador como si fuese un cliente más. Eso implica que tienes que hacer todo lo esté en tu mano para que su estancia en la empresa sea lo más agradable posible, conseguir que venga contento al su puesto de trabajo, saber cuáles son sus aspiraciones y mirar de darle soluciones para motivarle, darle opciones de crecimiento dentro de la propia empresa, que se sienta valorado y que no se canse de dar lo mejor de sí. Así, en frío, parece un poco utópico, lo sé, pero te aseguro que es cuestión de ponerse a ello.

Poner el endomarketing en marcha

Si consigues generar ese efecto en uno de ellos, verás cuáles son las consecuencias de contar con un embajador interno. Serás testigo en primera persona del poder de atracción que tiene el endomarketing. Porque verás cómo esa persona que va en sintonía con todo lo que representa tu compañía hablará de lo a gusto que trabaja, de lo bien tratada que se siente, de lo motivada que va su puesto cada día… Al igual que cuando ves una peli que te ha encantado, esta persona no podrá reprimir sus ganas de hablar bien del lugar en el que trabaja.

Entonces, la idea es conseguir que el máximo de personas entren en sintonía con la empresa para que empiecen a recomendarla proactivamente. Sin que tú tengas que pedírselo.

Los beneficios del endomarketing

Lo más mágico del endomarketing es que su efecto no se desvanece cuando acaba la campaña de marketing, sino que perdura en el tiempo. Porque, si lo haces bien, el endomarketing acabará formando parte de tu cultura de empresa y será perpetuo. Será parte de tu marca corporativa y siempre seguirá sumando e incluso multiplicando sus resultados.

Esta imagen de marca que se creará será muy atractiva para las personas que todavía no forman parte de tu empresa y, por lo tanto, atraerás el talento sin tener que ir a buscarlo. Sabes lo complicado que es reclutar personas válidas. Imagínate tener una base de datos de personas totalmente cualificadas y con ganas reales de formar parte de tu proyecto corporativo. Es que no tendrás ni la necesidad de hacer público un proceso de selección para cubrir una vacante. ¿Te lo imaginas?

Y por último, creo que no es necesario, pero lo voy a decir igualmente: contarás con personas en tu equipo contentas y motivadas. ¿Sabes lo que eso significa? Pues básicamente que producirán mucho más que las que no lo están. Una vez implementes el endomarketing será cuestión de mantenerlo aunque no es algo estático, por lo que deberás estar atento a los cambios que éste requiera. Pero como eres un neolíder totalmente válido, estoy segura de que esto no es un problema para ti.

La imagen y la reputación de la empresa desde dentro de la empresa

La imagen y la reputación de la empresa desde dentro de la empresa

La gran mayoría de empresas invierte mucho dinero en generar una buena imagen; empezando por lo más concreto, como el logotipo y los colores, hasta llegar a algo tan abstracto como la reputación. Y cabe destacar que el camino que se recorre para llegar del punto A al B no es fácil, ni necesariamente corto. Los que trabajamos en este ámbito sabemos el esfuerzo que supone ganarse la buena fama y lo poco que cuesta perderla. Por eso, hoy voy mostrarte cómo gestionar la imagen corporativa desde dentro de tu propia empresa.

https://youtu.be/6TROUgdIpsg

Qué es la imagen corporativa

Empecemos por la base. Muchas personas creen que la imagen corporativa es, básicamente, el logotipo o el anagrama que identifica a la empresa, pero lo cierto es que este concepto va mucho más allá. Se trata de algo que engloba el total de la empresa. Es el conjunto de valores que van asociados a la misma y que definen lo que es y lo que representa. Es decir, son los colores, la tipología, pero también todo lo que transmite y todo lo que se asocia a la compañía. Por lo tanto, la construcción de la imagen corporativa es algo muy complejo pero sumamente importante ya que también se entiende como una tarjeta de presentación.

Las empresas actuales invierten mucho dinero en diseñadores gráficos, copywriters, etc. Todo ello para tener una puesta en escena online totalmente impecable. Pero justamente por la intrusión de las redes sociales, en donde los clientes pueden interactuar a tiempo real, buscar opiniones, colgarlas, hacer comparativas, etc. el mundo online se está convirtiendo en un terreno pantanoso en el que es necesario caminar con cuidado. Por eso mismo las empresas de marketing digital proliferan. Al fin y al cabo, las corporaciones prefieren centrarse en su actividad económica y dejar estas cuestiones más técnicas, y que cada vez requieren una dedicación más alta, a los expertos de verdad. 

¿Y qué pasa con el mundo offline?

Como habrás adivinado, por muy inmersos que estemos todos en las pantallas, el mundo tangible sigue existiendo. Y no importa cuánto lo ignoremos porque va a seguir ahí. Por lo tanto, también habrá que trabajarse la imagen corporativa desde esta perspectiva.

La imagen y la reputación de empresa a través de la comunicación interna

Hasta no hace tantos años, la imagen y la reputación corporativa se podían trabajar a través de esponsorizaciones, mecenajes, etc. Las empresas apoyaban aquellas iniciativas que veían con afinidades para que sus públicos acabaran por relacionarlas con aquellos valores que representaban (deporte, labores sociales, beneficencia, etc.). Y lo cierto es que tampoco han cambiado tanto las cosas, ya que estas acciones se siguen llevando a cabo. De hecho, hay empresas que invierten verdaderas fortunas en ellas. Sin embargo, existe una manera distinta de gestionar la reputación de empresa. Un modo en el que las compañías no tendrían que invertir en proyectos externos que, a priori, no generan ningún retorno económico inmediato. Para ello será necesario pasar a la esfera interna de tu empresa…

Por ejemplo, ¿sabes lo que la felicidad en el trabajo puede aportar a tu compañía? Si no es así, te recomiendo que le eches un vistazo a este artículo. Ya te adelanto que si eres un empresario del siglo 21 te va a encantar. No obstante, hoy vamos a ver cómo este factor puede incidir en la reputación de tu empresa.

Reacción en cadena

Podríamos decir que la comunicación interna (que si no la conoces te invito a que la descubras aquí) es el eje sobre el cuál se mueve toda la empresa. Es el lubricante que permite que todo el engranaje empresarial se mueva sin chirriar, sin que salten piezas o se estropee la maquinaria de manera inesperada. La comunicación interna es fundamental para que la empresa funcione, pero la buena comunicación interna permite que ésta trabaje a pleno rendimiento.

Si ésta fluye, si los trabajadores se sienten atendidos, si los empresarios son cercanos y les conocen, será más fácil que se sientan parte de un proyecto más grande. Será más natural que se impliquen con la propuesta empresarial. No costará mucho saber qué les mantiene motivados y qué no, será mucho más fácil generar equipos de alto rendimiento, etc. ¿Y todo esto en qué se traduce? En un buen ambiente de trabajo y, lo que realmente nos ocupa en este artículo: una percepción positiva de la empresa por parte de todos sus integrantes.

Los mejores embajadores de una compañía: sus integrantes

Hoy en día no sólo se tiene en cuenta la opinión de los clientes para determinar cómo es la imagen y la reputación de una empresa, sino que también se valora la de los trabajadores. De hecho, un estudio reciente de Infojobs revela que el 80% de las personas que buscan trabajo, antes de solicitar un empleo, revisan cuál es la reputación de las empresas en las que están interesados. ¿Y quién deja esas valoraciones en portales como Infojobs? Pues los empleados. Y me refiero tanto los que están trabajando allí ahora mismo como los que estuvieron y ya no están.

Pero ese estudio aún dice más y es que defiende que el 70% de esas personas que están en búsqueda de empleo finalmente se echan atrás y deciden no solicitar el puesto. ¿Sabes por qué? Pues porque la información que encuentran no les acaba de gustar o de convencer y prefieren estudiar otras opciones mejores. Y es que la opinión de los trabajadores tiene muchísimo peso. Dime, ¿quién va a conocer mejor tu empresa que alguien que trabaja en ella cada día? Así que si quieres mantener una buena imagen y reputación, no deberías olvidar este aspecto.

Luego está el tema de la coherencia. Porque por mucho que una corporación se esmere en invertir en proyectos deportivos y vida saludable, si después no ofrece facilidades a sus trabajadores para que lleven a cabo actividades de esta índole o resulta que tiene una máquina expendedora de bollería industrial como único medio de alimentación en la empresa, su imagen corporativa se tambaleará, porque estaremos delante de una incoherencia, ¿no te parece? Si una empresa aboga por la igualdad de oportunidades colaborando con fundaciones feministas y después resulta que no tiene a ninguna mujer en la cúpula directiva, ¿no estaríamos ante una contradicción? Y ¿qué me dirías en el caso de que una empresa fuese muy activa en cuanto a iniciativas ecológicas y después no contara con una política de reciclaje en la propia compañía?

Si quieres que los demás te sigan debes dar ejemplo. Para que la reputación de empresa sea en 3D hay que ser consecuente con ella. Para que así sea, no bastará con trabajarla a nivel externo; será necesario completarla con la esfera interna, es decir, a través de la comunicación interna.

Cómo gestionar la reputación de empresa desde dentro

Mediante estos pocos ejemplos habrás podido comprobar que no es un asunto que se deba dejar al azar, que es mejor tenerlo bajo control. Porque los detalles (y más hoy en día) marcan la diferencia y todos son importantes en un mundo tan global y tan volátil como el actual. Por eso mismo, y siendo consciente de la importancia que tiene la comunicación interna en tu empresa, te recomiendo que tomes las riendas de la situación cuanto antes. De esta manera evitarás el efecto contrario, que se consigue cuando contamos con una mala o nula comunicación interna. Los cambios más importantes se producen en el interior. Y si hablamos de reputación y de imagen de marca, empieza por ser coherente con tus valores y predicar con ellos. 

El principio de reciprocidad

El principio de reciprocidad

Por si te esperabas que empezase con una definición de la RAE sobre la reciprocidad, ya te aviso que no voy de este palo. Lo cierto es que te invito a que cojas un diccionario y busques tú mismo el significado de esta palabra. Pero como las definiciones de esta entidad suelen ser más complicadas que la propia palabra, sólo te voy a decir que algo que es recíproco es algo que transmites y que tarde o temprano vuelve a ti. Es parecido a corresponder, aunque no es exactamente lo mismo.

De todos modos, esto no es una clase de lengua. Así que no vamos a ahondar más a nivel lingüístico, pero quédate con la idea del retorno, ¿vale?

https://youtu.be/3P8Ky8OUloM

Te habrás fijado que en los últimos años, sobre todo en internet, hay un montón de recursos útiles que además son gratuitos: pdf’s, audios, tablas, plantillas, listas, etc. etc. etc. Y sí, lo has adivinado, todos estos artículos tienen un objetivo marketiniano. Porque para acceder a ellos debes dejar tus datos y a partir de ahí empiezas a recibir correos o notificaciones de la persona que te ha “regalado” ese recurso. Seguramente no te estoy descubriendo nada nuevo, pero ¿te has parado a pensar en por qué esta gente te permite acceder a todo ese contenido gratuito sólo para enviarte emails? Al fin y al cabo no les estás comprando nada y ellos te están dedicando su tiempo y sus recursos. Visto así, incluso parece que estas personas no tengan mucha idea de lo que es un negocio, ¿verdad?

Pues te equivocas. Estas personas saben lo que es el principio de reciprocidad. Tú te descargarás su contenido, disfrutarás de él, le sacarás el máximo partido, pero llegará un momento (tarde o temprano) en el que habrá algo que no sepas hacer o que necesites que alguien haga por ti. Dime, ¿quién crees que te vendrá a la cabeza cuando finalmente ese momento llegue? Pues es muy probable que sea esa persona que te ha estado “ayudando” durante este tiempo. Claro que también puedes ser de los que vayan a Google a ver qué encuentran por ahí. Pero te aseguro que un alto porcentaje se suele quedar con esa primera opción. ¿Y sabes por qué? Porque en realidad ya lo conoces. 

Vale, tienes razón. En realidad no lo conoces, pero has utilizado sus recursos, sabes cómo trabaja, te gusta cómo se expresa. ¿Por qué no podrías trabajar con esa persona aunque no la conozcas en persona?

Pues este principio de reciprocidad, como ves, es muy utilizado en marketing. Lo verás a diario varias veces: que si un webinar gratuito, que si una masterclass, que si un descargable, que si una sesión gratuita de no-sé-qué… Lo verás de mil formas. Pero en el fondo lo que buscan es que el día que necesites sus servicios te acuerdes de ellos y los consideres como tu prioridad. Hoy por ti, mañana por mí.

Y aunque te sorprenda, este mismo principio también se aplica a la comunicación interna. Porque cuando ayudas a alguien, esta persona se siente de alguna manera en deuda contigo. Aunque, sinceramente, cuando ayudes a una persona, te recomiendo que no esperes reciprocidad en todos los casos. Ya te digo que no es una norma que se aplique al 100% de la población, pero más del 90% se sienten regidos por este principio. 

¿Eres tú uno de ellos?

Haz publicidad GRATIS

Haz publicidad GRATIS

¿Alguna vez has oído hablar del endomarketing? Si tu respuesta es NO, ¡enhorabuena! Estás en el lugar adecuado. Si tu respuesta es Sí, igualmente te animo a que te quedes para que puedas reforzar tus conocimientos sobre cómo hacer publicidad gratis. Al final, la idea es que puedas aplicar un endomarketing más efectivo en tu empresa.

Igualmente, y tal y cómo habrás podido intuir por el título, el endomarketing está íntimamente ligado al hecho de que puedas hacer publicidad gratis. Pero vamos a ver qué es exactamente y cómo lo podrías aplicar.

Qué es el endomarketing

Seguramente, si eres empresario este concepto te ha llamado la atención simplemente porque contiene la palabra “marketing”. Y es que hoy en día las empresas destinan una partida presupuestaria muy importante a este fin. El motivo es básicamente porque se han dado cuenta del valor y del impacto que produce en el mercado: publicidad, merchandising, atención al cliente, imagen corporativa, etc.

Hoy no vamos a entrar en los pormenores de la comunicación externa sino que vamos a indagar en cómo el marketing también se puede abordar desde la comunicación interna, es decir, lo que viene a ser el endomarketing. Y lo que es más interesante: cómo hacer publicidad gratis.

La comunicación interna hacia el exterior

Como ya habrás podido deducir, el endomarketing es la forma de llegar a los públicos externos a través de la comunicación interna. Parece algo muy complicado pero en realidad no lo es tanto. De hecho, la comunicación interna es un arma tan potente que si se utiliza adecuadamente puede incluso traspasar fronteras y llegar a públicos que no forman parte del seno corporativo. 

De hecho, podríamos traducir endomarketing como “marketing interno” ya que el prefijo endo proviene del griego y significa dentro. Por lo tanto, esta manera de hacer marketing se focaliza en los públicos internos. Y sí, suena raro, porque si estas acciones se llevan a cabo dentro de la empresa, ¿cómo pueden afectar a los públicos externos? Veámoslo más claro a través de una analogía.

La coherencia de la persona

Cuando estás triste, pero no tienes más remedio que trabajar de cara al público intentas lucir la mejor de tus sonrisas, hacer buena cara, procurar que no se te note e intentar pasar el día lo más rápido posible. Dime, ¿funciona? Seguramente sí con según qué gente. Pero en la mayoría de los casos ese no es el mensaje que estarás transmitiendo. O dicho de otro modo, otros muchos notarán una incoherencia entre lo que ven y lo que perciben.

Las personas transmitimos una energía que nos ayuda a entender a los demás y si tú no estás bien es muy difícil que convenzas a los demás de lo contrario. Por otro lado, con un estado de ánimo tan débil también te será más fácil caer en depresión, o que lo que te puedan decir te afecte mucho más, o que entres en una crisis emocional que requiera de ayuda externa para solucionarla.

El problema es interno, pero inevitablemente acabará por afectar a todo lo que hagas o digas y, por lo tanto, tarde o temprano se proyectará hacia el exterior de tu persona.

La coherencia de la empresa

En el mundo empresarial nos encontraríamos en un escenario parecido: con una vulnerabilidad y una inestabilidad estructural que cada vez se mermará más si no le pones algún tipo de remedio. Y si no lo acabas de ver, piensa: ¿sabes de alguna persona que haya caído en una depresión y haya salido de ella sin cambiar algún hábito o sin acudir a algún especialista que le echara una mano? Pues claro que no, porque para encontrar resultados diferentes necesitamos llevar a cabo acciones distintas.

Si tu empresa no cuida la comunicación interna se generarán una serie de situaciones que acabarán por dar pie a una crisis interna. Y eso, amigo mío, son palabras mayores.

Básicamente, te encontrarás que los empleados no estarán motivados, la producción bajará, se producirán más pérdidas de tiempo, habrá más conflictos entre ellos (tanto a nivel personal como profesional) y un larguísimo etc que no te va a gustar nada. 

Todo este cuadro se irá trasladando a la esfera externa sin que te des cuenta e indudablemente sin que puedas evitarlo. Por mucho que te firmen un contrato de confidencialidad (si es que es tu caso) o que la política de empresa no les permite hablar mal de su puesto de trabajo, lo cierto es que no podrán evitar que esa energía negativa de la que hablábamos antes sea percibida por el resto. Y en el caso de que no te hayas cubierto las espaldas con este tipo de restricciones contractuales, imagina cuál puede ser la repercusión.

¿Consideras que esto que acabamos de exponer es publicidad negativa? ¡Exacto! Tal cual. Pero por esa misma regla de tres podemos cambiar su rumbo y usarla en beneficio de la compañía. Piensa que los mejores embajadores de nuestra empresa son las personas que la componen.

El endomarketing aplicado = publicidad gratis para tu empresa

En el momento de pedir referencias sobre una empresa ¿quién mejor y más fiable que alguien que trabaja en ella?

Endomarketing: captando talento

Vamos a ponernos en situación. Céntrate en el proceso de selección, en el momento en que te pones a buscar personas que respondan a un perfil específico. Ya sabes lo complicado que es dar en el clavo. Pero en esta ocasión te voy a pedir que te pongas en su lugar.

Ten en cuenta que estaos candidatos son conscientes de sus cualidades y que cada vez son más selectivos cuando se trata de prestar sus servicios a una empresa. ¿Qué quiere decir esto? Simplemente que en la actualidad a través de internet contamos con muchísima información de todo y ésta está al alcance de cualquiera. Así que cuando se trata de informarse sobre una empresa en particular estas personas también buscan el valor humano percibido. ¿A qué me refiero? Dime, ¿cuántas empresas has visto en los foros de búsqueda de empleo de las que se hable bien? Las hay, claro que sí, pero no hay muchas. ¿Crees que si tu empresa no cuida la comunicación interna será atractiva para este tipo de colectivo tan selecto? Si fuese así, tendrías que ofrecerles incentivos muy interesante para que opten por tu opción.

Ten en cuenta que seguramente se decantarán por aquellos lugares de los que hayan encontrado mejores referencias, allí donde crean que se van a sentir más valorados, aquella compañía que crean que les puede ofrecer un proyecto más interesante o que represente un reto más atractivo para ellos. Para conseguir que ese lugar sea tu empresa el endomarketing es fundamental.

Pero pasemos a la siguiente pregunta: ¿dónde buscarán esa información? Por supuesto, en internet, sí, pero tengamos también en cuenta las redes sociales. ¡Muy importante! Allí encontrarán contactos a los que pedir referencias; la mayoría de ellos serán trabajadores o antiguos empleados. ¿Quién te puede dar una reseña fiable de una empresa más que alguien que ya ha trabajado en ella o que incluso aún forma parte de ella? No tengas ninguna duda de que estos testimonios serán escuchados y además con mucha atención porque la información con la que cuentan será oro puro.

Endomarketing: captando clientes

Y lo mismo pasaría con un cliente potencial que esté considerando lo que tu empresa le pueda ofrecer.

Si conoce a alguien que lleve trabajando contigo un tiempo y esta persona le dice que los jefes son unos explotadores que no tienen en cuenta al trabajador, que el ambiente de trabajo es una porquería y que está esperando a ver si le sale algo más para largarse de allí; ¿crees que tu empresa será atractiva para que este posible cliente se interese lo más mínimo por ella o crees que preferirá tantear otras opciones? Sin duda, es información de primera mano, totalmente fiable y, lo que es peor, negativa

Evidentemente, que estas personas que han decidido no darte una oportunidad tampoco dejarán reseñas en las redes sociales que pongan en entredicho la calidad de tu producto/servicio. Básicamente, porque no lo habrán llegado a consumir, pero es que tampoco te darán la oportunidad de demostrarles que tu producto/servicio es de calidad. Tampoco podrán comprobar que, tal vez, es incluso mejor que lo que finalmente adquirieron. Sin embargo, sí que se han llevado esa esencia negativa que desprende tu compañía a nivel interno y que ha acabado por colarse en la esfera externa

El endomarketing bien aplicado

¿Puedes llegar a imaginarte el caso contrario: en el que tuvieras una plantilla motivada, feliz, que se sintiese parte de algo mayor, colaboradora y con un concepto del lugar de trabajo que va más allá de lo que realmente es, un sitio donde se sienta valorado y con expectativas de crecer? El efecto publicitario que tendría en la esfera externa sería brutal, perduraría más en el tiempo y, lo que es mejor, habrás estado haciendo publicidad gratis, sin gastar ni un sólo céntimo de tu partida presupuestaria para la publicidad y el marketing.

Como empresario deberías considerar la repercusión del endomarketing y de cómo quieres que éste se produzca.

Los trabajadores de una empresa son sus máximos embajadores y de manera consciente o inconsciente hacen publicidad gratis de su lugar de trabajo. En manos de cómo se gestiona la comunicación interna de la empresa yace el pivote que hará decantar la balanza hacia una posición positiva o negativa.

¿Ya conocías esta manera de hacer publicidad gratis? ¿Te parece que le puedes sacar partido si lo usaras en tu empresa? ¿Eres de los que ya lo usan sin saberlo? ¿Por qué no me lo cuentas usando la caja de comentarios? Me encantará leer tus mensajes. Y si te ha gustado este vídeo, ya sabes, déjame un like para que yo lo sepa.

Y para terminar, te dejo una pequeña reflexión: “No puedes guiar el viento, pero sí cambiar la dirección de tus velas”. 

Background photo created by pressfoto – www.freepik.com

PODCAST

También tienes disponible este contenido para escucharlo cuando quieras aquí.