fbpx
Seleccionar página

Retener un talento en la empresa tendría que ser uno de tus objetivos como líder. Ya sabes que un trabajador adecuado hoy en día es considerado un tesoro muy preciado. O sea que, cuando por fin encontramos a esa persona, es fundamental evitar que pueda irse por motivos directamente relacionados con la empresa. Justamente estos motivos son los que podemos modelar e incluso evitar.

De hecho, no poner medios para evitar su fuga sería un grave error. Piensa que los puestos de trabajo cada vez son más especializados, por lo que los procesos de selección se pueden transformar en un auténtico quebradero de cabeza. Es decir, que encontrar a personas capaces y que encajen en ese perfil específico que estás buscando puede transformarse en misión imposible. Por ese mismo motivo, después de tan arduo camino, de conseguir dar respuesta a esa necesidad tan concreta, si consideras que realmente has encontrado a la persona adecuada ¿no crees que es fundamental hacer lo posible por retenerla? ¿No te parece que vale la pena intentarlo?

Hoy veremos cuáles son los 6 motivos más habituales por los que estas personas pueden decidir irse y qué podemos hacer para evitarlo. 

1. MALESTAR LABORAL

A veces esta atmósfera viene provocada por una inadecuada o mala gestión por parte del departamento de recursos humanos o incluso de la gerencia. Estas personas pueden sentirse ignoradas, no atendidas, por lo que ante cualquier oportunidad externa de sentirse más valoradas será una posible vía de escape e incluso una oportunidad de crecimiento personal para ellas y muy probablemente acaben por irse.

También es posible que haya personas tóxicas que dificulten la convivencia entre compañeros de trabajo y que mantengan un ambiente laboral cargado la mayoría del tiempo. Lidiar con este tipo de personas durante toda la jornada puede transformarse en una auténtica tortura. Este hecho es muy proclive a transformarse en un detonante para su salida de la empresa.

2. FALTA DE MOTIVACIÓN

Hay para quien el dinero (el sueldo) es un gran motivador y aguantan carros y carretas. En la mayoría de los casos, sus necesidades personales no les permiten renunciar a su trabajo a pesar del malestar, la presión y otras variables que puedan resultar incómodas. Sin embargo, todo tiene un límite y el talento se puede encontrar en cualquier persona y en cualquier puesto de trabajo. No solo en los que requieran estudios superiores.

Para mantener la motivación es necesario que no sólo el sueldo sea atractivo y coherente, sino que también haya otros aspectos que habrá que cuidar para mantener el interés del trabajador. tales como el reconocimiento profesional, la conciliación con la vida personal, la seguridad laboral, la posibilidad de promocionarse y que el trabajador se sienta escuchado, entre otras.

3. INFELICIDAD LABORAL

¿Quién no ha oído la afirmación de que un trabajador feliz es un trabajador más productivo? Exacto, porque justamente es así. Cuando una persona está contenta en su puesto de trabajo es mucho más difícil que se sienta tentada por ofertas externas. De hecho, en la mayoría de los casos ni se plantea el irse. Por lo que un trabajador que no se sienta feliz con su trabajo y con su empresa será mucho más proclive a marcharse. Mantener la felicidad en el trabajo no cuesta tanto. El caso es que se compone de detalles tan esenciales que muchas veces se pasan por alto o se dan por supuestos. Por ese motivo, en muchas ocasiones, no se trabaja lo suficiente. No cuidar este aspecto puede dar pie a nuestra fuga de talentos. Si quieres más información sobre este tema, te dejo el enlace al vídeo en el que te lo explico con más detalle.

4. LIDERAZGO INADECUADO

Un liderazgo basado en la imposición tampoco proporciona una posición cómoda para una persona talentosa. Se trata de modelos antiguos que es mejor dejar atrás para evolucionar y poderse adaptar al mundo del siglo 21. Para ello, es necesario primar la comunicación bidireccional y que no sea sólo el jefe quien dirija y ordene sino que también éste sea capaz de escuchar sugerencias y comentarios de las personas que lidera para poder avanzar juntos. Si se impone un régimen dictatorial más que colaborativo será mejor que haya una gran motivación por parte del trabajador (un buen sueldo, la posibilidad de promocionarse, etc.), porque sino éste acabará por cansarse e irse ya tenga o no otra oferta de trabajo.

Por cierto, si el tema del liderazgo es una cuestión que te preocupa o en la que te gustaría formarte, tengo algo que te va a interesar (pincha en la imagen):

5. MALA GESTIÓN DE EQUIPOS

Tal vez nos encontremos ante un líder que prime la colaboración entre los integrantes de su equipo de trabajo. Por desgracia, puede que con la intención no baste.

Un buen líder debe saber gestionar un equipo, detectar los distintos roles que lo componen, conocer las diferentes etapas por las que éstos pasan y adaptarse a esos cambios para que el impacto no afecte negativamente a las sinergias que se generan. Si no sabe gestionar un equipo, no le estará sacando el máximo partido e incluso podría sobrecargar a sus componentes. Tendría que evitar que se genere desidia entre ellos que obstaculice el buen funcionamiento del grupo. Dicho de otro modo, aunque un equipo de trabajo esté formado por talentos de primer rango si no existe alguien que adopte el rol de líder como tal se estará echando a perder todo el potencial que este grupo nos pueda ofrecer.

6. NO CONCILIACIÓN

El trabajador tiene que dejar de ser un número o un peón en el tablero estratégico del empresario para pasar a ser considerado la persona que realmente es. Un ser humano con una situación personal específica y con unas necesidades únicas para cada caso. Si el empresario o el gestor de los equipos tiene en cuenta algunos detalles y es más flexible con la situación de las personas que gestiona, seguramente hará que la motivación ascienda y que sea más complicado que nuestros talentos nos dejen.

En definitiva, no es necesario hacer grandes inversiones de capital. Ya hemos visto que el sueldo no es el único incentivo para retener el talento. Además, en muchos casos no es el motivo principal por el que las empresas pierden a estas personas tan valiosas y que les han costado tanto encontrar.

Lo ideal es crear una identidad corporativa de la que todos los que forman el equipo se sientan parte. Para ello será necesario realizar un análisis profundo que requiere un constante seguimiento y que permitirá generar ese sentimiento de pertenencia tan buscado y deseado por las grandes compañías. Por cierto, que este tema ya lo hemos tratado en otro vídeo. Te dejo el enlace por aquí para que le puedas echar un vistazo.

¿Eres de los que antes de ver el vídeo creía que el dinero era siempre la razón?Ahora que hemos analizado otros motivos, ¿se te ocurre algún caso en el que se haya ido alguien que realmente apreciabas a nivel laboral por un motivo como los que hemos visto? Si es así, después de ver el vídeo de hoy, ¿crees que lo podrías haber evitado? Si es así, no permitas que vuelva a pasar. Ahora ya tienes las claves, pero si te ha quedado alguna duda, me la puedes dejar en la caja de comentarios. Te aseguro que yo misma la leeré e intentaré darte respuesta.


Podcast

Si eres de los que prefiere escuchar el contenido sin tener que estar pegado a una pantalla, puedes acceder a él pinchando aquí.